…Y es que todavía tenemos esa ‘pequeña’ manía de esperar a que la vida nos ponga en nuestro sitio, en vez de buscar nuestro sitio en la vida.

Será porque quizá nos hemos creído ‘a pies juntillas’ eso de que “EL TIEMPO SIEMPRE TIENE LA RAZÓN”.

Y mientras confiamos en la supuesta razón de nuestro amigo el tiempo, lo hacemos sentados, tranquilos, inmóviles… Como si de una cómoda parada de autobús sin horarios se tratara, esperando nuestra buena nueva.

Además, por si la popular frase del tiempo no fuera suficiente, también tenemos el famoso dicho “TODO PASA POR ALGO”. Y, sí, es cierto, la mayoría de las cosas pasan por algo: porque hay unas CAUSAS que hacen que pasen.

Sin embargo, siempre que nos interesa, nos empeñamos en vivir aferrados al concepto de CASUALIDAD, ignorando a la CAUSALIDAD, que es la que principalmente rige nuestras vidas.

Y, claro, así nos va.

Puede que de repente un día cualquiera te mires al espejo y, sencillamente, no reconozcas a la persona que estás viendo; precisamente porque te la habías imaginado años atrás de otra manera.

El problema es que, hasta para eso, tenemos nombre/justificación: la conocida “CRISIS existencial de los 30/40/50…”

En definitiva, en general ahí vamos, coleccionando justificaciones y/o lamentaciones, esperando a que algo o alguien mejore en algún momento nuestras vidas.

En serio, ¿realmente es tan difícil tomar acción, hacernos de una vez autorresponsables de nuestras vidas e ir a por aquello que queremos?

Quizá ese sea el quid de la cuestión: que no tenemos ni idea de lo queremos, básicamente porque nadie nos ha enseñado a preguntárnoslo.

Es más, muchas veces nos dijeron que era mejor seguir al rebaño, que al menos no había pérdida. O eso creíamos…

…Porque llega el día en que, sin saber cómo, te sientes totalmente perdido y, POR FIN, empiezas a cuestionar todo lo que te has creído hasta el momento.

Y ese día estarás de ENHORABUENA, porque muy probablemente sea el primer día del resto de tu vida.

P.D. Hablando de frases, ahí va la última: “Hay dos días importantes en tu vida: uno es el día en que naces y el otro es en el que descubres PARA QUÉ”.