Sí, lo reconozco. He vivido muchos años equivocada, engañándome a mí misma pensando que el único sitio en el que podría encontrar la felicidad era en una talla 36. Sí, tan absurdo y grave a la vez como eso. • Hay que tener mucho cuidado con lo que se desea porque, en...